Remedios caseros blanquear dientes

Blanqueamiento dental: recetas caseras

Blanqueamiento dental: recetas caseras

Tener una hermosa sonrisa, de un blanco brillante, es el sueño de muchas personas. Y, sin embargo, dependiendo de nuestra dieta y nuestro capital genético, algunos tendrán dientes que se volverán amarillos más rápido y más fácilmente que otros. Afortunadamente, hay muchos consejos y recetas para el blanqueamiento dental casero.

Blanqueamiento dental casero: nuestros consejos

Tener los dientes blancos es hoy en día un criterio de belleza. También es una señal, que demuestra que te cuidas y que tienes una buena higiene. Sin embargo, no todos tenemos el mismo capital dental y algunas personas tienen una dentina naturalmente más amarilla que otras, o una tendencia a absorber las manchas más rápido.

Para mantener los dientes blancos, se pueden adoptar algunas buenas prácticas. En primer lugar, limite su consumo de té y café, que amarillean fuertemente sus dientes . Al consumirlo, enjuágate la boca con agua, o mejor aún, lávate los dientes. También hay que evitar la nicotina que contienen los cigarrillos, amarillea los dientes en un tiempo récord y de forma duradera.

Junto a estos buenos hábitos, una buena higiene dental es fundamental:  cepillarse los dientes tres veces al día, durante tres minutos . Recuerda cambiar tu cepillo de dientes con regularidad para que no pierda su eficacia. El enjuague bucal y el hilo dental pueden complementar estos cepillados.

Por supuesto, si sus dientes amarillos realmente le están molestando, el blanqueamiento dental lo puede realizar un profesional, con un láser o con productos profesionales. Desafortunadamente, estos tratamientos no se pueden realizar en dientes frágiles y, sobre todo, son muy costosos.

Bicarbonato de sodio para blanquear los dientes en casa

El bicarbonato de sodio es un producto natural que se utiliza en productos para el hogar, como pasta de dientes, o en recetas caseras de champú. Es un limpiador suave y eficaz, que además tiene una poderosa acción blanqueadora.

Usar bicarbonato de sodio en el blanqueamiento dental casero es fácil:  simplemente rocía un poco de bicarbonato de sodio en tu pasta de dientes antes de cepillarte los dientes normalmente . Realice este cepillado con bicarbonato solo una vez a la semana, para no dañar el esmalte de sus dientes. De hecho, el bicarbonato es ligeramente abrasivo, por lo que debe usarse con moderación, especialmente en personas con encías sensibles.

Aceite esencial de árbol de té para blanquear los dientes

El aceite esencial de árbol de té, también llamado árbol de té, está lleno de beneficios para la salud. También es muy útil en nuestro baño, para tratar el acné, el herpes labial, ¡o incluso para blanquear los dientes!  El aceite esencial de árbol de té es un muy buen antibacteriano y antifúngico, lo que lo convierte en un cuidado bucal ideal. Protege los dientes, los cuida y les permite recuperar su luminosidad original.

Para beneficiarte de sus beneficios, puedes usarlo como enjuague bucal: vierte 4 gotas de aceite esencial de árbol de té en un vaso de agua tibia, antes de enjuagarte la boca. La mezcla debe mantenerse durante al menos 30 segundos en la boca, antes de escupir. Tenga cuidado de no tragar este enjuague bucal de árbol de té.

El árbol del té también se puede utilizar con su pasta de dientes: vierta dos gotas en su pasta de dientes, directamente sobre su cepillo de dientes. Cepille sus dientes como de costumbre. Ojo, esta técnica no debe usarse más de dos veces por semana para evitar dañar el esmalte dental.

Blanquea tus dientes con limón

Es bien sabido que el limón es un aliado de belleza preferido y un excelente ingrediente detox. También tiene una acción blanqueadora sobre los dientes. De hecho, la acidez del jugo de limón atacará el sarro y la placa dental, lo que previene las caries, pero también evita que los dientes se pongan amarillos . Por otro lado, su acidez puede tener un efecto abrasivo y ser doloroso para las personas con encías sensibles. En cualquier caso, no lo uses más de dos veces por semana para no dañar tu esmalte dental.

Usar limón para blanquear los dientes en casa es fácil: exprime medio limón sobre un bol. Sumerja su cepillo de dientes en el jugo y lávese los dientes con él, como de costumbre. Deje actuar por un minuto, luego enjuague su boca con agua limpia. Verá un resultado después de unas semanas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!