Seed Scarification: What Herb Gardeners Need to Know

Lo que los jardineros de hierbas necesitan saber

Las semillas están empaquetadas por naturaleza para sobrevivir a los elementos. Una capa exterior resistente protege el interior del embrión de la planta tierna. Algunos recubrimientos de semillas son más resistentes que otros. Las semillas con los recubrimientos más duros pueden ser difíciles de romper, por lo que germinan a tasas mucho más altas cuando se exponen a condiciones como fuego, congelación o procesos digestivos (por ejemplo, ser devoradas por un pájaro). Para imitar estas condiciones de cultivo, los jardineros pueden escarificar semillas mediante un método llamado escarificación de semillas.

Cómo escarificar semillas

El objetivo de la escarificación es desgastar la dura capa exterior de la semilla, de modo que el agua pueda llegar al interior. La introducción de agua a una semilla es el catalizador que reinicia las funciones metabólicas y respiratorias. Ambas funciones alimentan el crecimiento del embrión y la emergencia de la plántula (Bewley, 1997).

Cultivar una planta es una de las mejores formas de relacionarnos con las hierbas aliadas que utilizamos. Comprender y proporcionar lo que necesita una planta generará reciprocidad en su relación y puede comenzar en las primeras etapas de la germinación.

Hay varias formas diferentes de escarificar semillas. Echemos un vistazo a algunos métodos diferentes de escarificación de semillas y cuándo podríamos usarlos.

Escarificación de semillas por calor

Una forma de escarificar la semilla es calentarla, ya sea con calor húmedo o seco. Esto rompe la capa exterior dura de la semilla y permite que el agua penetre en el recubrimiento de la semilla. El truco aquí es saber qué tan calientes deben estar las semillas durante qué período de tiempo. Desea romper la capa exterior sin dañar el embrión en el interior.

La cantidad y duración del calor requerido para dañar la dura capa exterior de las semillas puede variar de una especie a otra, incluso dentro del mismo género. Antes de calentar, escarificar semillas para germinar, asegúrese de que la especie en particular esté adaptada para la escarificación por calor. La alfalfa es una de esas especies que puede beneficiarse de la escarificación por calor. Los estudios muestran el impacto significativo que tiene el calor seco en la tasa de germinación de la alfalfa (Medicago sativa) semilla. Un estudio encontró que el grado deseado de desnaturalización de la cubierta de la semilla se puede lograr colocando las semillas en un horno a 400 grados Fahrenheit durante cuatro minutos (Kimura & Islam, 2012).

Por otro lado, las semillas de shatavari (Espárragos racemosus) se benefician de la escarificación húmeda caliente. Se utiliza un baño de agua caliente para lograr las condiciones deseadas para este proceso. En el caso de shatavari, una hora en agua a 160 grados Fahrenheit puede mejorar las tasas de germinación en casi un 50 por ciento (Tiwari & Dubey, 2017).

Estas altas temperaturas pueden parecer antinaturales, pero pueden servir para acelerar o simular el proceso de exposición prolongada al sol caliente y la humedad, o el sol y la precipitación alternados, para la escarificación húmeda caliente o pueden simular la exposición prolongada al sol o el fuego, para la escarificación seca y caliente. . Asegúrese de investigar para qué tipo de condiciones está adaptada la semilla con la que desea trabajar. Es probable que exista investigación agrícola, observaciones tradicionales o ambas, que pueden informar su trabajo de semillas.

semillas en un sobre - la escarificación de semillas penetra las semillas con cáscaras exteriores duras

Escarificación mecánica de semillas

La escarificación mecánica es otro método para romper el recubrimiento de la semilla. Una de las formas más populares y de fácil acceso para hacer esto es frotando semillas entre dos hojas de papel de lija de grano medio. Recuerde que el objetivo aquí es fomentar la germinación ablandando o creando pequeñas abrasiones en la capa exterior dura, pero no pulverizándola.

El herbolario y autor Richo Cech sugiere este método al plantar astrágalo (Astrágalo mongholicus) semillas (Strictly Medicinals, nd). También puede conocer esta hierba como Astrágalo membranáceo o milkvetch, y la semilla puede aparecer como cualquiera de estos.

Este método también es eficaz para el trébol rojo (Trifolium pratense), capuchina (Trapoleum spp.), y sen (Cassia angustifolia) semillas (Amanda, sf; Kimura & Islam, 2012; Tiwari & Dubey, 2017). Las semillas de astrágalo, sen y capuchina también funcionan bien con un remojo previo a la siembra después de la escarificación mecánica, lo que suaviza aún más el exterior duro de las semillas y facilita la emergencia de las plántulas (Amanda, nd: Strictly Medicinals, nd ; Tiwari y Dubey, 2017).

semillas en un recipiente blanco listo para la escarificación de semillas

Escarificación de semillas químicas

La escarificación de semillas con productos químicos es otro método de romper la latencia que se estudia bastante. El ácido sulfúrico es la sustancia química más utilizada en los estudios que han examinado este método. Este tipo de escarificación mejora la tasa de germinación del fenogreco (Trigonella corniculata) y tamarindo (Tamarindus indica) entre otros (Kimura & Islam, 2012).

Si bien se ha demostrado que esto es efectivo para una multitud de semillas, no es muy probable que un jardinero pueda tener en sus manos el ácido sulfúrico utilizado por los científicos para estos estudios. Es posible remojar las semillas en vinagre blanco, que contiene ácido acético. El vinagre es más seguro y más fácil de conseguir que el ácido sulfúrico, pero no tan eficaz (Evans y Blazich, 1999).

El tiempo de remojo de las semillas variará. Dado que el vinagre no es tan cáustico como el ácido sulfúrico, las semillas pueden remojarse durante varias horas o toda la noche, y no más de 24 horas. Las semillas, como todo ser vivo, necesitan respirar. Si las deja sumergidas por mucho tiempo, las semillas se asfixiarán y comenzarán a deteriorarse.

Tabla de escarificación de semillas

Nombre de plantaEscarificación por calorEscarificación mecánicaEscarificación química
AlfalfaMedicago sativa)X (seco)
MalvaviscoAlthea officinalis)X
Hierba gateraNepeta cataria) X
Árbol casto (Vitex agnus-castus)X
Fenogreco (Trigonella foenum-graecum)X
Marrubiowycherleyi max)X
HisopoHyssopus officinalis)X
Regaliz (Glycyrrhiza glabra)X
Bálsamo de limón (Melissa officinalis) X
Astrágalo (Astrágalo mongholicus)X
Capuchina (Tropaeolum spp.)X
Trébol rojo (Trifolium pratense)X
Espino cerval (Hippophae rhamnoides)X
SennaCassia angustifolia)X
Shatavari (Espárragos racemosus)X (húmedo)
Nardo (Aralia racemosa)X
Tamarindo (Tamarindus indica) X
Osos de uva (Arctostaphylos uva-ursi)X
Violeta (Odorata violeta)X

(Tabla compilada de Amanda, nd; Barekat et al., 2013; Heirloom Organics, nd; Kimura & Islam, 2012; Strictly Medicinals, nda-f; Tiwari & Dubey, 2017;)

En conclusión,

Las semillas están bien diseñadas para sobrevivir a la gran cantidad de condiciones que la madre naturaleza las somete antes de que broten, de modo que la delicada planta bebé, llamada embrión, en el interior permanece a salvo de los peligros del viaje. Las semillas son tan hábiles para sobrevivir a estas condiciones que llegan a depender de ellas, ya sea que esas condiciones consistan en fuego, abrasión o corrosión. Aprender un poco sobre las condiciones que necesita una plántula para salir de su caparazón aumentará las tasas de germinación y ayudará a impulsar el potencial de un jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!